1ª Promoción completa - 2ª Promoción (últimas plazas)

1ª y 2ª Promoción completas - 3ª promoción quedan 12 plazas

¿Cuáles son los 7 hábitos de las escuelas más innovadoras del mundo?

La sociedad actual, los valores de moda, los grupos sociales o las propias familias, todo ello, está limitando, en cierto modo, las habilidades que se necesitan para desenvolverse con comodidad, fluidez y éxito en esta era de conocimiento compartido en la que vivimos. Todas estas variables confluyen para formar ciertos hábitos innovadores.

Tony Wagner (experto en Educación, infancia y retos educativos) ya expuso en su entrevista ¿Qué educación necesitan nuestros hijos para afrontar el futuro? qué cambios son necesarios en la educación para adaptarnos al mundo en el que vivimos. Wagner plantea que las maneras de comunicarse, de ser, o de actuar han evolucionado y, por lo tanto, es necesario que el sistema educativo se reforme y se adecúe a la vida actual con el fin de adoptar estos hábitos innovadores.

Fomentando también habilidades que ayuden a los alumnos en el futuro. También lo expresó en una conferencia TEDxNYED, Play, Passion, and Purporse, la cual puedes ver a continuación.

Para José Manuel Picó, humanista y arquitecto, y quien comparte las ideas de Wagner, destrezas como el pensamiento crítico, la empatía, el trabajo en equipo, ser creativos y tener una capacidad emprendedora son factores que guiarán al alumnado por la senda del éxito y les ayudará a afrontar cualquier cambio. Siguiendo estos supuestos, Picó ha confeccionado una lista con siete hábitos innovadores que destacan en las escuelas más innovadoras.

  1. 1. Celebran y recompensan los logros colectivos.

Aunque es más fácil evaluar a un alumno de manera individual, y es lo que normalmente se hace, hay que recompensar al alumnado de manera colectiva cuando trabajen en equipo adoptando estos hábitos innovadores. Como muestra la imagen del neurocientífico David A. Sousa, cuando los alumnos trabajan en equipo hay una mayor actividad cerebral.

  • 2. El objetivo de formación no está en la especialización.

El aprendizaje y la interdisciplinaridad basado en proyectos hacen que se fomente la creatividad y la innovación. Aunque bastantes centros siguen educando con la especialización académica, algunos ya incluyen estos métodos y hábitos innovadores en sus aulas.

  • 3. Favorecen la asunción de riesgos y valoran el fracaso como parte del aprendizaje y de la autoestima.

Sin ensayo, prueba y error no existe ni innovación ni creatividad. Hay que darle al alumnado la confianza necesaria, y no penalizarlo, para que no tenga miedo a fallar o equivocarse cuando prueben nuevas ideas o experiencias o hábitos innovadores.

  • 4. Evitan el consumo pasivo y promueven la creación de conocimiento y el espíritu crítico.

En las escuelas que promueven el aprendizaje activo, el alumnado aprende mediante el “learning by doing & by living” y no sólo estimulan la creatividad y otras habilidades necesarias para desenvolverse en el mundo de hoy, sino también el pensamiento crítico.

  • 5. Cuentan con incentivos intrínsecos para el aprendizaje.

Estas escuelas fomentan la motivación intrínseca, que forma parte de los hábitos innovadores, y es aquella que hace que los alumnos persigan su propósito, impulsándoles a ser mejores, evolucionar y ayudar a los demás.

  • 6. Potencian las disciplinas relacionadas con el arte y las humanidades.

Aunque, paradójicamente, son disciplinas que el sistema educativo actual pretende reducir en favor de aquellas como la tecnología o la informática, el MIT (Massachusetts Institute of Technology) pone especial atención en ellas. El alumnado de esta universidad está obligado a cursar al menos le 25% de sus clases en asignaturas relacionadas con el arte y las humanidades. Como explicó Beborah K. Fitzgerald del MIT en su entrevista al Boston Globe, “los retos que deben resolver la ingeniería están ligados a realidades humanas”.

  • 7. Poseen espacios flexibles, alegres y creativos que estimulan la imaginación.

Mediante la creación de espacios versátiles, frescos y alegres, se estimula la creatividad e imaginación del alumnado. El aula juega un papel importante para el aprendizaje.

Como diría Aristótoles: “La excelencia, entonces, no es un acto; es un hábito”

Comparte en tus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Suscríbete a la Newsletter

SUSCRÍBETE AL
BLOG

× ¿Dudas?