1ª Promoción completa - 2ª Promoción (últimas plazas)

Mindfulness en el aula de María Adela Camacho Manarel

María Adela Camacho Manarel es profesora de Ciencias Sociales y directora del IES Las Lagunas (Mijas, Málaga). Comprometida con una enseñanza que integra la Atención Plena y las TEP de forma efectiva en el currículo. Formadora en Mindfulness.

¿Qué hemos hecho hace una hora? ¿cuáles fueron las emociones y sensaciones vividas? Si lanzara estas preguntas en un foro cualquiera, quizás no recibiría ninguna respuesta. La rutina diaria y la falta de atención, ese ir en modo “piloto automático”, nos hace perder experiencias tan gratificantes como la sonrisa que alguien, con quien nos cruzamos, nos regala. Hoy más que nunca se hace necesario atender a dos cuestiones: aprender a parar a nuestra mente viajera y a regular la carga emocional innecesaria que gastamos cuando nos adelantamos a ciertas cuestiones

Las circunstancias arriba detalladas, la larga observación como docente sobre el estrés y la ansiedad con la que lidian muchos de nuestros estudiantes y los problemas de convivencia motivados por la mala gestión emocional, nos obliga a integrar la Educación Emocional en los proyectos de dirección y por lo tanto en los Planes de Centro. Desde 2010 esta línea conforma uno de los pilares del IES Las Lagunas y un vehículo necesario para alcanzar la inclusión educativa de la enorme diversidad de alumnado que conviven en los centros educativos.

Implementar la Atención Plena en la práctica docente no es ningún problema, no resta tiempo al currículum, solo cinco minutos diarios son necesarios para que aparezcan unas condiciones inmejorables para aprender y enseñar, convirtiéndose en una inversión muy rentable.

Pero, ¿de qué va esto del Mindfulness?

Mindfulness es una técnica de concentración que podemos traducir como la focalización intencionada de la atención en el presente, sin juzgar ni valorar la experiencia, solo aceptándola. Es una técnica para llegar a la autogestión emocional a través de la respiración y la atención a los sentidos y los sentimientos.

No es fácil hacer llegar este concepto a los adolescentes, por lo que podemos apoyarnos en metáforas y cortos para trabajar el reconocimiento de las emociones, la empatía, la autocompasión, los talentos, la importancia de vivir el Aquí y el Ahora, la autoestima, la escucha activa, …

Quizás es más fácil entender el concepto de Mindfulness expresando lo que no es:

La palabra Mindfulness procede de Sati, del idioma Pali, que significa conciencia, atención, recuerdo. La traducción que nosotros hemos elegido es Atención Plena o Conciencia Plena.

Aparece de la mano del doctor J. Kabat-Zin en los años 80 del siglo pasado, aunque se puede rastrear su origen en prácticas milenarias de meditación. Tuvo una primera aplicación en el mundo de la medicina y la psicología (en el tratamiento del estrés y de enfermedades crónicas) y se introduce en el ámbito educativo en los albores del siglo XXI. Es defendida por personajes de tan variado calado internacional como Ken Robinson, Mihaly Csikszentmihalyi, Barack Obama y Ellen Langer (Mindfulness learning), todos ellos tienen en común la defensa de la creatividad y la curiosidad en las escuelas.

En cuanto a los beneficios que nos aporta su práctica, destacamos:

Se trata simplemente de observar las experiencias que vivimos, dentro y fuera de nosotros, en el momento presente, sin juicio y con amabilidad. Sin buscar un estado especial. A esto le llamamos el “darnos cuenta”. Nos ayuda a romper las cadenas que nos esclaviza a las emociones y pensamientos que surgen espontáneamente al vivir con el piloto automático. Cuando adoptamos una actitud de atención plena, prestamos más atención a todo lo que tenemos alrededor y nos damos cuenta de lo que nos rodea.

Mindfulness implica ser consciente de lo que se ve, se siente, se oye, se huele, se saborea o se palpa, justo en el momento en el que está sucediendo, en el ahora. Lo que se siente puede venir del exterior (sabores, olores, etc.) o del interior (sensaciones del cuerpo o pensamientos). Este estado se consigue prestando atención a la respiración, a los sentidos y a las emociones. Debemos aprender a transitar las emociones, a acompañarlas. Es una forma de vivir, una filosofía de vida.

La práctica del mindfulness necesita de un trabajo paralelo en Inteligencia Emocional para seguir creciendo; así como sumar otros ejercicios de meditación y relajación (Taichí, Chi kung, brain sport o yoga).

¿Cómo se llega al Mindfulness?

Al Mindfulness se llega mediante ejercicios introspectivos de meditación. Es una práctica de autoconciencia a través de la concentración mental.

En realidad, no es otra cosa que vivir en actitud de descubrimiento, con mente de principiante.

Vivir con Atención Plena es una decisión personal que renovamos en cada momento del día, disminuyendo la dispersión mental y la esclavitud que conlleva el encadenamiento ininterrumpido de las ideas y nuestro anclaje a los patrones mentales, creencias y memorias.

¿Cómo llevar Mindfulness en el aula?

Centrándonos en el aula, la práctica de Mindfulness convierte al estudiante en el motor de su experiencia. Mindfulness prepara al alumnado para despertar la curiosidad, la autonomía, el descubrimiento, la experimentación y el desarrollo de emociones positivas, aumentando su motivación hacia el proceso de aprender.

Es decir, les ayuda a gestionar sus emociones, al aportar su práctica al organismo, en palabras de la doctora A. Vallejo Nájera, un aumento de serotonina (confianza y ánimo) y dopamina (calma).

Pero os preguntaréis, ¿cómo lo hago? Mediante ejercicios cortos y simples que se repiten a lo largo del curso para que sean capaces de integrarlos en su vida diaria.

Solemos comenzar con una concentración a través de la respiración sincronizada (4×4) y terminar con una de aterrizaje.

También realizamos otros ejercicios para vivir el momento, como la atención a los sentidos (ver, escuchar, tocar) y la atención a las sensaciones (cuerpo, postura, mente). En otras ocasiones, nos concentramos en una imagen o en un caramelo, poniendo todos nuestros sentidos en esa actividad. Como en el recorrido de un laberinto con el dedo.

Estos ejercicios ayudan a los estudiantes a concentrarse en las tareas, aumentando su rendimiento y motivación. Aprovechando la celebración de efemérides, trabajamos emociones y autoestima con ejercicios, música y visionados de cortos alusivos. Cada día, uno de ellos comenta la experiencia y las sensaciones vividas.

Los ejercicios más típicos de mindfulness los he ido transformando en algo muy práctico y efectivo. Siempre los practicamos los mismos días y a las mismas horas ocupando, generalmente, los primeros minutos de clase. Suelo emplear, según la práctica llevada a cabo, entre 2 y 10 minutos.

Mi papel en el aula durante el año escolar es de “mirada de jardinero”, contemplando y respetando el ritmo de crecimiento de cada estudiante, poniendo en práctica que educar es un acto de amor hacia el aprendiz. Importante es también cuidar de los espacios que tanto influyen en las percepciones del cerebro y hacen un clima más saludable en el aula. Practicar Mindfulness en el aula es como viajar al interior del cerebro de nuestros alumnos.

Estas son las instrucciones que recibe mi alumnado de secundaria y bachillerato:

Aquí os dejo instrucciones para niños de infantil y primaria “Respirando una emoción”.

https://www.spreaker.com/user/8217383/respirandouna-emocion

Gracias a estos ejercicios hemos aprendido a estar atentos, con amabilidad, a lo que ocurre en cada momento y a ser consciente de lo que pasa a nuestro alrededor y en nuestro interior. Los alumnos y alumnas que lo practican ya no reprimen sus emociones y son capaces de dar una solución reflexiva a sus problemas. Nos ha ayudado a mejorar el ambiente de nuestra clase a través de la empatía y a la autocompasión. Sin duda, hemos mejorando en la resolución de conflictos en el aula.

Concluyendo, el aula se ha convertido en un aula despierta, sin estrés y sin ansiedad. Cuyos beneficios son bien patentes:

Para mí es tan importante esta filosofía de vida que cada curso comparto esta potente herramienta con mis compañeros y compañeras, a través de Grupos de Trabajo que coordino directamente. En el IES Las Lagunas no queremos ser profesores islas en ninguno de nuestros proyectos, queremos ser un archipiélago de docentes pacientes y capaces de compartir experiencias con el alumnado y a valorar su esfuerzo.

Nuestros ejercicios de meditación son muy simples, pero nos ha proporcionado desarrollar en nuestro alumnado la atención, la concentración, la creatividad, la memoria y la percepción; a controlar el estrés y la ansiedad y a gestionar y a regular las emociones. Habilidades muy necesarias en los adolescentes debido a la dispersión que existe en nuestro mundo.

En 2014 decidí dar a conocer por escrito las experiencias con mi alumnado tras comprobar sus enormes beneficios y así animar a otros docentes a llevarla a su práctica diaria (https://amariaadelacamachomanarel.tumblr.com).

Las distintas actividades solemos compartirlas en twitter, pero también las publicamos en proyectos colaborativos. Trabajando los talentos con Atención Plena fuimos, merecedores del premio nacional de educación de 2016 por el trabajo realizado para el proyecto colaborativo ESQH (http://elsonidoquehabito.blogspot.com.es/search?q=IES+Las+Lagunas)   

Comparte en tus redes sociales

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Suscríbete a la Newsletter

SUSCRÍBETE AL
BLOG

× ¿Dudas?